35730660-1 Alas de agua: 2012

29 de diciembre de 2012

Capítulo 3 (Parte I)

Elisa

Supongo que me hubiera esperado cualquier otra historia relativa a sus padres. Ya sabes; que si están en casa de unos amigos, que si él ha ido a visitar a su abuelo solo, que si están trabajando o alguna cosa parecida. Pero la verdad de su pasado y de su presente me abrió los ojos a la triste realidad.

23 de diciembre de 2012

Capítulo 2 (Parte IV)

Sam

Rápidamente adopto la pose que me caracteriza de tío-súper-popular-y-pícaro-que-pasa-de-todo. Entonces ella se da cuenta de que he recuperado la conciencia y empieza a hablar.

17 de diciembre de 2012

Capítulo 2 (parte III)

Sam

Mientras llego a casa os contaré más sobre mi pueblo y sobre mí. Me llamo Sam Rodríguez Gebat, practico todo tipo de deportes y en las clases no me va tan mal. Tengo 16 años, el pelo castaño oscuro, ojos grises y vivo con mi abuelo José en una casa a media hora del pueblo (de hecho, es la casa que esta más lejos de todas). 

16 de diciembre de 2012

Recuerdos de él

¿Tienes curiosidad por saber como se sintió Sam al conocer a Elisa? Si es así lee este pequeño poema y lo sabrás. Espero que os guste, disfrutad de la lectura y recordad que leer nos abre las puertas de un nuevo mundo llamado imaginación.

8 de diciembre de 2012

Recuerdos de ella

¿Tienes curiosidad por saber como se sintió Elisa al conocer a Sam? Si es así lee este pequeño poema y lo sabrás. Espero que os guste, disfrutad de la lectura y recordad que leer nos abre las puertas de un nuevo mundo llamado imaginación.

Capítulo 2 (Parte II)

Sam

Mientras llego a casa os contaré más sobre mi pueblo y sobre mí. Me llamo Sam Rodríguez Gebat, practico todo tipo de deportes y en las clases no me va tan mal. Tengo 16 años, el pelo castaño oscuro, ojos grises y vivo con mi abuelo José en una casa a media hora del pueblo (de hecho, es la casa que esta más lejos de todas). 

2 de diciembre de 2012

Capítulo 2 (Parte I)

Sam

-¡Sam, Sam, Sam! –Me aclama medio colegio (mejor dicho la parte femenina de este). Miro al frente y los veo. Pobres ilusos, ¡tratando de defender inútilmente su portería! Pero cualquier esfuerzo por su parte es en vano. Pues regateo sin apenas esfuerzo a una, dos y tres personas. Apunto a portería y...
-¡Goool! –gritamos todos los de mi equipo. Yo sonrió con suficiencia, cada día me lo ponen más fácil. Me giro y les guiño el ojo pícaramente a las chicas, a lo que ellas responden sonrojándose a más no poder y murmurando entre ellas. Me dirijo a los chicos del equipo contrario y le doy la mano a mi homólogo, como buen capitán que soy.

18 de noviembre de 2012

Capítulo 1 (Parte II)

Elisa

Y, entonces, el mundo se desmorona bajo mis pies, dejándome perdida y desamparada en medio de esta soledad. No solo por el hecho de que mi mejor amiga se vaya a vivir a kilómetros y kilómetros de distancia, sino porqué no he conocido otra familia que esta. No es que se hayan esforzado mucho en mantenernos unidos como para que la considere mi familia, pero es la única que conozco y me siento tremendamente sola sin mi mejor amiga a mi lado.

11 de noviembre de 2012

Capítulo 1 (Parte I)

Elisa

Me dispongo a llenarme la boca de chuches, palomitas y dulces. Estoy justo enfrente de una mesa enorme llena de todo tipo de “calorías”, como diría mi mejor amiga Sofía que se pasa el día pensando en lo que come. A decir verdad, no sé como lo hace para no probar siquiera un poquito de chocolate. ¡Con lo bueno que está! Así que me voy a comer todo este manjar en tu honor Sofí, sí señor. 
Me pongo un bombón de chocolate blanco y almendras en la boca y cuando estoy apunto de saborear su dulce sabor empiezo a temblar. No sé que me pasa. No paro de temblar y la comida desaparece. No, no la he probado todavía. 

4 de noviembre de 2012

Prólogo (parte III)

Me dirijo a mi habitación sola, aparto hacia un lado uno de los libros de mi estantería y se abre una puerta secreta. En realidad, no es casualidad que yo sepa que existe. Yo misma la mandé construir hace 4 años, cuando remodelaron mis aposentos y los reyes andaban demasiado ocupados como para darse cuenta. 
Nadie conoce su existencia. 
Recorro el estrecho pasillo iluminado por antorchas hasta llegar a mi destino, una de las rejillas que dan a la sala del consejo donde se esta llevando a cabo una reunión con todos sus miembros. 
El pasadizo secreto también llega hasta 3 Km lejos del castillo, a modo de escape en caso de que hubiera algún problema en palacio, me asegura mi supervivencia. Y para que veáis que soy muy previsora en él también hay una bolsa con comida, dinero para un año y ropaje que no rebelen mi condición de princesa.

28 de octubre de 2012

Prólogo (parte II)

Y como cada mañana todos se apresuran a hacer la correspondiente reverencia y salutación:
    -Buenos días tenga usted, señorita. -dice uno.
    -Que hermosa se ve hoy, princesa. -comenta otro.
    -Milady, se ve de muy buen humor hoy. -constata la otra.
Menudo rollo, pienso, otra vez lo de siempre. Así que, pongo mi mejor sonrisa de elfo real y con mucha amabilidad digo lo que esperan que diga.
   -Buen día. -respondo- Tenéis razón, estoy de buen humor, Constantinie. Resulta que corre el rumor por palacio que los duques Trichoa vendrán de visita. Y a mí me es muy agradable la compañía de la hermosa esposa del duque. –mientras me siento en la butaca color salmón con flores bordadas a mano que ocupo siempre, miro a mí alrededor. No veo a mis padres por ningún lado.

21 de octubre de 2012

Prólogo (parte I)

El sol se filtra poco a poco entre las cortinas de mis aposentos. La tenue luz me desvela por completo, abro los ojos y observo a mi alrededor. Mi lecho de finas mantas de seda rosa (con dosel del mismo color), paredes pintadas con hermosas flores silvestres, la cantidad de incontables joyas y hermosos ropajes enfundados en maniquíes y apoyados en sillas o  la habitación de dimensiones astronómicas son algunas de las muchas cosas que reflejan mi importante posición en la sociedad. Con una mirada cualquiera diría que todavía sigo durmiendo y que me encuentro dentro de un cuento de hadas.
Pues la verdad es que es así.
No me refiero a que sigo dormida, si no al hecho de que vivo en un cuento de hadas, literalmente. De hecho, es algo que tengo muy presente desde pequeña: todos los humanos desearían algo como lo que yo tengo. Dinero, poder, un pueblo que me adora a mi y a mis padres y sí, porque negarlo, lujo. Mucho lujo. Bueno, supongo que es natural que haya lujo en la habitación de la princesa elfo del reino de los etéreos.